como hacer Anchoas caseras en salazón

▷ Como hacer Anchoas caseras en salazón 🥇

Nos gustan mucho las anchoas y si podemos hacerlas nosotros en casa, mucho mejor, por eso aquí aprenderemos a hacer Anchoas caseras en salazón.

A veces es difícil encontrar anchoas de buena calidad. Suelen ser muy saladas o se desarman. Con esta manera de prepararlas van a poder curarlas en su casa el tiempo que quieran y también utilizar otros pescados azules como el jurel o la sardina.

Esta gran receta española es ideal para comer sola en una tapa con vino tinto o ponerlo en la pizza o una pasta.

Ingredientes para hacer Anchoas caseras en salazón

  • 3 anchoas, jureles o sardinas
  • 2 cm de sal gruesa
  • aceite de girasol
  • vinagre de vino
  • aceite de oliva extra virgen

Como preparar las Anchoas caseras en salazón

Lo importante es conseguir el pescado lo más fresco posible y entero. Los pescados azules frescos no son tan frecuentes en nuestras pescaderías, pero se pueden conseguir en algunas épocas.

En esta ocasión lo hicimos con jureles chicos– Si consiguen anchoas frescas o sardinas sería lo ideal.

Lo primero que hay que hacer es limpiar muy bien el pescado recién comprado y lavarlo.

Algunas recetas originales españolas indican usar el pescado como sale del mar y dejarle la cabeza y las entrañas porque le dan un sabor especial con el tiempo.

Como en nuestro país no tenemos estos pescados tan frescos, no nos arriesgamos y le sacamos las visceras (la cabeza pueden dejarla).

Poner en un cuenco no metálico una base de 2 cm de sal gruesa y empezar a colocar los pescaditos cubiertos con la misma sal gruesa.

Podemos ponerle sal por dentro. No hace falta que estén muy juntos unos de otros y se pueden poner en capas, intercalando una capa de sal.

Una vez colocados todos lo cubrimos de sal y tapamos con un film. Lo ponemos en la heladera y a esperar.

Lo mejor de esta preparación es que podemos dejarlo en la sal bastante tiempo e ir preparando y limpiando de a tandas a medida que lo vamos consumiendo.

A partir de los 2 meses ya podemos empezar a consumirlas.

Una vez retirados los pescados de la sal hay que lavarlos bien y desalarlos de a poco con agua al igual que se hace con el bacalao. De lo contrario sería muy salado.

Esta es la mayor ventaja de hacerlo en casa porque queda con el nivel de sal que uno quiera.

Anchoas caseras en salazón

Para sacarle la sal se pone en un cuenco con agua limpia durante 1 hora cambiándole el agua cada 20 minutos. El tiempo varía según como quede el pescado una vez terminado. Hay que ajustar este tiempo cada vez.

El próximo paso va a ser limpiarlos bien. Sacarles la piel, las espinas y emprolijar los pequeños filets que vamos a obtener. Esta parte suele ser un poco tediosa y requiere un cuchillo chico y mucha paciencia, pero vale la pena.

Cuando tenemos una buena cantidad de pequeños filets los vamos a guardar en un recipiente de vidrio cubierto con aceite de girasol.

Tienen que quedar bien compactos y sin burbujas de aire. El aceite girasol es lo ideal en este caso porque es neutro y lo vamos a guardar en la heladera; el aceite de oliva se solidifica en el frío.

Se guarda en la heladera y se puede consumir dentro de los 6 meses (realmente dura mucho). El resto de las sardinas que no sacamos pueden quedar por otros meses en la sal, perfectamente conservadas.

Cuando se acaban las primeras, repetimos el mismo procedimiento. Las segundas van a estar con un sabor más concentrado; distintas. Pueden ajustar también los tiempo de curado a su gusto.

Para usarlas, lo más rico es comerla con un pan al estilo español. Tomar un filetito y sacarle bien el aceite. Echar un chorrito de vinagre de vino (queda excelente y baja el nivel de sal) y luego un buen chorro de aceite de oliva extra virgen.

Una vez que las Anchoas caseras en salazón están listas, comer con un rico pan tostado y acompañar con vino tinto. Si prefieren ponerlo en una pasta, una salsa o en la pizza, también son ideales.